Casa de Ipanema - 2° Rearquitetura

O tempo não pára, não pára não,...


Esta casa, la casa de Ipanema, es prácticamente un work-in-progress, producto de tres proyectos diferentes, en tres épocas diferentes, de autores diferentes a lo largo de medio siglo. La casa original, del final de la década de 1950, es de Moacyr Moojen Marques, al mismo tiempo arquitecto y propietario. Moojen es un profesional destacado en el escenario de Porto Alegre, de la primera generación moderna local. La casa proyectada por él era un refugio para los fines de semana en el barrio Ipanema, lugar de veraneo y descanso, bañado por las aguas del Guaíba, 15 kilómetros al sur del centro de Porto Alegre, la más meridional de las capitales brasileñas. A fines de los años 80, Sergio Moacir Marques, hijo menor de Moojen, recién recibido de arquitecto, decide ocupar la antigua casa de veraneo, para aquel entonces, un poco desgastada por los años y por el uso. Además de la simple recuperación fue necesaria la adaptación a un nuevo programa, ya que el plan era transformar la casa en una residencia fija. El pasar del tiempo había dejado a Ipanema más próxima del centro y la propuesta de Marques hijo era la de vivir en el suburbio en busca de calidad de vida, en un lugar en el cual se pudiese criar a los hijos con más libertad que en las áreas densas y con movimiento, donde es posible relajarse caminando a orillas de la playa después de la vuelta del trabajo. A fines de los 90, el hecho nuevo es la compra de una estrecha franja de terreno contigua a la medianera oeste, que viabiliza una ampliación significativa de la casa y la acomodación más adecuada de Sergio, ahora profesional y padre veterano. No es despreciable la posibilidad que el terreno ofrece de construir un estudio bien estructurado e independiente de la casa. Nada malo en una época en que la integración del trabajo con la vivienda es una alternativa muy atrayente. El terreno original tiene 13 m. de frente de cara al sur y 33 de fondo, en un tranquilo cul-de-sac. La casa de los años 1950 era un chalet en planta baja que preservaba un bello árbol existente a través del retiro del jardín, llegando a las edianeras laterales del terreno, y liberando área del patio en la parte del fondo. Baño, cocina, lavandería y paredes fueron hechas en mampostería. Las demás divisiones internas, así como las fachadas sur y norte están constituidas por un esqueleto de madera cerrado por tablas horizontales de pino, que muchas veces son aprovechadas para guardar, además de separar. En el frente están la sala y un dormitorio. Mirando hacia el fondo, otro cuarto, baño, lavandería y cocina. A lo largo del día, la vida de la casa se desarrollaba entre estos dos polos, el jardín frontal y el patio trasero, atravesando el espacio abierto de la cocina. El sistema constructivo y de la configuración general de la casa revelan a un observador más atento a las referencias modernas que influenciaron al arquitecto. La obra de los años 80 fue al mismo tiempo un trabajo de recuperación y transformación de la planta con la incorporación de nuevos elementos. Una envoltura de bloques cribados de concreto crea espacios de transición entre interior y exterior en las dos fachadas de frente y de fondo, como una caja mayor y protectora, colocada por fuera de la casa original, que ahora es lugar de morada permanente, en tiempos cuando la seguridad es una preocupación. La organización interna se mantiene casi inalterada. El cerramiento de la pared oeste está hecho con placas de hormigón prefabricadas –a decir verdad, son losas con nervaduras, dispuestas verticalmente. La estructura de la fachada junto con la casa existente, así como la del entrepiso y de la cubierta, es de acero. Los cerramientos superiores y laterales son paneles térmicos de acero. La forma de shed es un recurso que junto a los vacíos del piso superior, intenta resolver parte de los problemas que resultan de la forma longitudinal del terreno como la falta de luz. Sumando a esto las instalaciones a la vista, la imagen general se aproxima a la de los edificios industriales. La irregularidad del diseño de los sheds de la cobertura crea una forma interesante en el coronamiento del prisma regular que es el cuerpo de la construcción. Además, la luz cenital que entra es un recurso importante para “ensanchar” la percepción del volumen, con la colaboración de la fachada vidriada que da hacia el patio; al contrario de una casa típica entre medianeras, casi mitad de la fachada de uno de los laterales se puede abrir en grandes paños transparentes hacia el terreno original. El patio a su vez, gana cambiando un muro ciego por una fachada de casa. Es interesante la manera en que los componentes constructivos son sutilmente transformados en el proyecto, dando sofisticación al conjunto: la losa que es pared, la pared que se transforma en mobiliario –como con los estantes de libros apoyados en las nervaduras de las losas. Igualmente importante es la composición resultante de la confrontación de las texturas de los materiales colocados lado a lado, como los diferentes hormigones, colados in situ y prefabricados, y el vidrio con las piezas metálicas y la madera junto al cemento en el piso. Además el cuidado con el diseño de los elementos: la gárgola que se proyecta en la fachada, la estrecha faja de ventana horizontal en el cuarto de la pareja, la pasarela del entrepiso, el pasamano de las escaleras. En la casa de Moojen, la construcción en madera apostaba a la racionalidad constructiva de la misma forma que la versión en hormigón y metal de Sergio. La misma facilidad de montaje, planta libre, paredmobiliario, elecciones que aproximan padre a hijo, 1950 y 2000. En las dos reformas operadas sobre la casa original existe un respeto arquitectónico –tal vez afectivopero el hijo evita la tentación de hacer de su proyecto una síntesis. Su sensibilidad se evidencia en el trato habilidoso de las ambivalencias y continuidades; asume las diferentes partes con sus propias características y crea un producto mixto, pero no bastardo, de un sincretismo ocasionado por el tiempo. Estrecho, también significa íntimo, conciso, cordial. Tal vez de esto se trate el último capítulo de la saga de “la casa de Ipanema”, un edificio estrecho, un ejercicio de proyecto que lidia cordialmente con la intimidad y la precisión.

Marta Peixoto, 2011

FICHA TÉCNICA

Local: Rua Dr. Pio Ângelo, 45. Ipanema, Porto Alegre, RS, Brasil

Área do terreno: 300 m2

Projeto Original, 1958 – 1960 

Área Construída: 130,00 m2

Arquitetura, Construção:  Arq. Moacyr Moojen Marques (1930)

Hidraulico e Elétrico: Eng. Heinz Bauman

1° Rearquitetura, 1989 – 1993

Área acrescida: 20,00 m2

Arquitetura: Arq. Sergio M. Marques (1962)

Colaboração: Arq. Anna Paula Moura Canez (1963)

Construção: Arq. Sergio M. Marques e Arq. Ricardo Sassen Paz

Hidráulico e Elétrico: Arq. Ricardo Sassen Paz e Arq. Steffani Nohel Paz

2° Rearquitetura, 2006 – 2009

Área construída: 150,00 m2

Arquitetura: Arq. Sergio M. Marques

Colaboração: Arq. Luciane Kinsel. Acads. Camila Dias, Betina Cornetet, Lucas C. Moojen Marques (1995)

Construção - Coord. Geral: Arq. Sergio M. Marques, Arq. Ricardo Sassen Paz e Arq. Steffani Nohel Paz

Fundações: Eng.Paulo da Luz.

Estrutura de Concreto: Construtora PREMOLD Ltda, Eng. George S. de Souza, Eng. Newton Bins de Napoli.

Estrutura Metálica: Metalplan, Eng. Ervino Herrlein.

Alvenarias, acabamentos e instalações: Arqs. Ricardo Sassen Paz e Stefani Nhoel Paz.

Estrutura: Padoin & Sachs Engenharia de Estruturas

Fundações: Tecnobase

Elétrica e Hidráulica: Arqs. Ricardo Sassen Paz & Stefani Nhoel Paz

Conforto Térmico e Iluminação Natural: Eng. Nelson Turik

 

Fotografias:

Casa Original - Moacyr Moojen Marques

1° Rearquitetura - Fot. Eduardo Aigner

2° Rearquitetura - Sergio M. Marques 

BIBLIOGRAFIA

PEIXOTO, Marta Silveira . Casa de Ipanema. 30-60 Cuaderno latinoamericano de arquitectura, v. n. 29, p. 26-37, 2011

MARQUES, S. M.. Uma Casa, Três Projetos, Cinquenta anos - A Casa de Ipanema - 1958 - 2008. In: III DOCOMOMO Sul, 2010, Porto Alegre. Madeira-Primitivismo e Inovação na Arquitetura do Cone Sul Latino Americano. Porto Alegre: UFGRS, 2010.

MARQUES S. M. Uma casa, três projetos, cinquenta anos - A Casa de Ipanema - 1958/2008. Palimpsesto  v. 01, Cátedra Blanca,  Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona – Universidad Politécnica de Catalunya – ETSAB/UPC, 2011.

MARQUES, S. M.. Uma casa, três projetos, cinquenta anos 1958/2008 Porto Alegre RS Brasil. Arquitextos (São Paulo), v. 168, p. 168.1, 2014.

MARQUES, S. M. Uma Casa, Três Projetos, Cinquenta anos: A Casa de Ipanema - 1958/2008. In: Carlos Eduardo Dias Comas; Marta Peixoto; Sergio Moacir Marques. (Org.). Madeira: Primitivismo e Tecnologia na Arquitetura do Cone Sul Americano: 1930/1970. 1ed.PORTO ALEGRE: UniRitter, 2016, v. 8, p. 105-120.

PREMIOS E EXPOSIÇÕES

Participação na VII Bienal Ibero Americana de Arquitectura e Urbanismo, Medelín, 2010

© 2018 Sergio M. Marques | Wix.com

+55 51 32258938 | moomaa.arq@gmail.com

  • Facebook - MooMAA
  • Instagram - MooMAA